Pewdiepie, el emperador de YouTube | Gente y Famosos | EL PAÍS

Los problemas de Kjellberg comenzaron con una polémica. De hecho, siempre que ha salido en los medios mainstream ha sido por alguna polémica. La del año pasado se puede resumir en que Kjellberg pagó a dos hombres indios para que bailaran y sostuvieran un cartel con el siguiente mensaje: “Muerte a todos los judíos”. Varios medios de ultraderecha se hicieron eco del mismo. “Si Pewdiepie no era #AltRight (ultraderecha) antes; lo es ahora”, escribió en un post Vox Day, Theodore Robert Beale un diseñador de videojuegos, blogero y activista de la ultraderecha estadounidense. El Wall Street Journal hizo una investigación sobre los vídeos del youtuber y encontró mensajes antisemitas e imaginería Nazi en nueve de ellos. Al poco de la publicación, YouTube y Maker Studios, el mayor productor y distribuidor de contenidos de YouTube del mundo y propiedad de Disney, rompían con el sueco. Su canal seguía. Kjellberg dijo, a modo de disculpa, que todo era una broma. No era la primera vez que se veía obligado a disculparse: en 2016 publicó una grabación en la que analizaba el lenguaje y el contenido de sus propios vídeos para acabar disculpándose por si había herido alguna sensibilidad. Todo muy meta.

Continuar leyendo …

Devermut, las ‘YouTubers’ “bolleras de cuna” que luchan por visibilizar el colectivo LGTBI+ | Tentaciones | EL PAÍS

Marta y Sara han comentado en alguna ocasión que el colectivo LGTBI+ ha nacido sin referentes. Si naciera hoy una niña lesbiana, ¿quiénes serían, en su opinión, buenos referentes para ella? “Ahora es más fácil que cuando nosotras éramos niñas; tienen a Ellen DeGeneres, a Miley Cyrus, a Dulceida… No sabemos qué cualidades debe tener una mujer lesbiana o bisexual para convertirse en un buen referente para las generaciones venideras, pero cualquiera que viva su sexualidad con normalidad y luche por la igualdad, será suficiente”. Y nosotros nos tomamos un buen vermut a su salud y brindamos por ello.

Continuar leyendo …

Influencer: Una tormenta ‘agénero’ llamada Soy una Pringada | ICON | EL PAÍS

Ella escribe: “El colegio. El colegio. Menudo puto infierno. Si en vez de ser una niña blanca en una clase de un barrio suburbano hubiese sido una niña judía en un campo de concentración, no hubiese notado la diferencia”. Y también: “Los inicios de la adolescencia son peores que una posguerra”. Estíbaliz Quesada AKA Soy una Pringada pega estas puñaladas de agudeza en su primer libro, FREAK (Ediciones Hidroavión), donde desgrana sus memorias.

Continuar leyendo …