Lauren Bacall, las luces y las sombras de un mito del cine clásico | Cultura | EL PAÍS

Origen: Lauren Bacall, las luces y las sombras de un mito del cine clásico | Cultura | EL PAÍS

Lauren Bacall, las luces y las sombras de un mito del cine clásico

Lauren Bacall posa junto a su retrato en el Hotel Gotham Hotel. GETTY

Lauren Bacall no se sintió nunca querida por el mundo de Hollywood. “Creo que en la industria muchos no me consideraban actriz, solo me veían como la esposa de Humphrey Bogart y punto. Seguían rodándose buenos filmes, pero no me querían en ellos”. Esta y parecidas reflexiones se incluyen en Lauren Bacall, luces y sombras, un documental producido por TCM Francia y Arte y que esta noche estrena en España el canal de televisión TCM a las 22.00.

La cinta, dirigida por Pierre-Henry Salfati, analiza la vida y la carrera de la protagonista de películas como Cayo LargoEl sueño eterno o La senda tenebrosa. Según se cuenta en este trabajo, la actriz, tras la muerte de su marido, Humphrey Bogart, se sintió ninguneada por los estudios de Hollywood durante mucho tiempo; abandonó Los Ángeles y se trasladó a vivir a Nueva York, su ciudad natal. “Cuando tu vida privada se hunde, tu carrera y todo lo demás también”, explica en la película. “Nunca volví a estar en la cima. No hay más. Y a nadie le importaba, excepto a mí”.

En los años cuarenta y cincuenta, Betty Joan Perske, como se llamaba de verdad, no tuvo rival en el mundo del cine. No necesitaba pronunciar palabra alguna para captar la atención de los espectadores. Bastaba su mirada para embrujar y hechizar a la audiencia. “Jack Warner tenía una teoría: Yo pago al actor, así que más le vale trabajar. Su mentalidad era: ‘Le doy esto y lo hace. Cuando la exprima, me busco a otra”, se lamenta la actriz en el documental.

La artista nació el 16 de septiembre de 1924. Creció en Brooklyn bajo la atenta mirada de su madre, que la crio sola. A los 17 años cambió las clases del instituto por los escenarios de la Academia Americana de Arte Dramático. Trabajó como modelo y fue precisamente una foto suya en la portada de la revista Harper’s Bazaar lo que le cambió la vida. El director Howard Hawks la vio y decidió hacer una prueba a esa desconocida joven. El realizador le dio el papel protagonista de Tener y no tener. Allí conoció y se enamoró de Humphrey Bogart. Desde ese momento, la actriz entró en la mitología de Hollywood. “Mi ascenso fue tan rápido como mi caída. Me pasé el resto de mi carrera buscando un término medio”, recuerda la actriz, que falleció el 12 de agosto de 2014.

A pesar de todo, a comienzos de los años 70, Bacall triunfó en Broadway con Aplauso, una versión musical de la película Eva al desnudo. Ganó dos premios Tony y se sintió por fin valorada. El reconocimiento de Hollywood tardó en llegar. Estuvo nominada a los Oscar como actriz secundaria en 1996 por su trabajo en El amor tiene dos caras, de Barbra Streisand, pero la Academia de Hollywood no le concedió la estatuilla. Finalmente, en 2009, le concedieron un premio honorífico por toda su carrera.

La estrella siempre intentó desembarazarse de la imagen que le asignaron. De hecho, nunca le gustó que la llamaran Lauren, el nombre artístico que Hawks eligió para ella, sino Betty, el que figuraba en su partida de nacimiento. Son las luces y las sombras de todo un mito del cine clásico que ahora los espectadores pueden conocer más a fondo gracias a este documental que emite en exclusiva TCM.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.