Retiran un parque infantil por la presencia creciente de jeringuillas

Origen: Retiran un parque infantil por la presencia creciente de jeringuillas

  • El problema del consumo en la vía pública y los restos que deja se ha incrementado en el parque del Besòs, junto a las concurridas vías del tren
 
Parque del Besòs, en Sant Adrià (J. Ribalaygue)
Sant Adrià de Besòs

El problema del consumo de estupefacientes en la vía pública de la Minahace metástasis alrededor de los puntos más calientes y provoca algunos daños colaterales en la actividad diaria del barrio. Es el caso del parque del Besòs, una amplia zona verde fronteriza con el barrio homónimo y junto a las vías del tren, concurridas por muchos toxicómanos que las toman como lugar de consumo.

Uno de los accesos más sencillos y transitados a la zona del ferrocarril se encuentra precisamente en el parque, lo que hace que se haya convertido en lugar de paso para los drogodependientes, que también han adoptado el parque como lugar para inyectarse. El fenómeno ha provocado la aparición de numerosas jeringuillas y elementos de consumo en la zona, lo que ha llevado alÁrea Metropolitana de Barcelona a retirar el parque infantil que había.

El ente supramunicipal, encargado de la gestión del parque, lamenta que no se puede “garantizar la seguridad” de los niños, y por ello han retirado distintos elementos, como columpios o una tirolina. El material que queda a día de hoy ha sido rodeado con un vallado para evitar el paso. Se trata de una medida provisional, indican fuentes del AMB, pero, de momento, no hay fecha de reinstalación.

La decisión ha contrariado al gobierno local, que asegura que el movimiento fue ejecutado sin el beneplácito municipal. El alcalde Joan Callau considera que es un problema que hay que abordar conjuntamente, pero no eliminando las zonas de recreo de los más pequeños. Algo que, de hecho, también han reprobado algunas entidades socioeducativas de la Mina, que reivindican la falta de espacios públicos seguros para los niños y niñas.

Ayuntamiento y AMB han llevado a cabo algunas reuniones para abordar el problema, que ya está en conocimiento de las policías. De hecho, el Consistorio contrató hace semanas a dos vigilantes que patrullan el parque para evitar el consumo y derivar a los toxicómanos a la sala de venopunción, aunque muchos se escabullen en dirección a las vías de tren.

Las cifras de recogida de jeringuillas son realmente llamativas y experimentaron un fuerte crecimiento a finales de año. Durante todo el 2017, se retiraron casi 4.000 jeringuillas del parque, el registro más alto desde 2010, y fueron los últimos meses los más destacados: desde septiembre se recogieron más de 500 por mes, con 730 y 885 en septiembre y octubre. El resto del año, el número siempre estuvo cercano o por debajo de 200.