Juan Sanguino: “El cine de los 80 fue machista; el de los 90 nos ayudó a crecer como sociedad”

El periodista cinematográfico publica ‘Generación Titanic’, un libro que desgrana 32 películas imprescindibles de los noventa

Origen: Juan Sanguino: “El cine de los 80 fue machista; el de los 90 nos ayudó a crecer como sociedad”

Juan Sanguino: “El cine de los 80 fue machista; el de los 90 nos ayudó a crecer como sociedad”
El periodista cinematográfico Juan Sanguino (Editorial Dolmen)
Barcelona

Juan Sanguino, periodista cinematográfico de 34 años, es un enamorado del cine de los años 90 y el legado de esa década lo reivindica en su libroGeneración Titanic (Editorial Dolmen), publicado en noviembre de 2017 y cuya tercera edición llega ahora en un formato revisado que se presentó el sábado pasado en la librería Alibri de Barcelona. Este madrileño que colabora en medios como Vanity Fair o Icon se pasó dos años confeccionando un ejemplar repleto de anécdotas y curiosidades que envuelven información minuciosa y entretenida sobre las que él considera las 32 películas esenciales de esa década, entre ellas títulos tan conocidos como Pretty Woman, GhostSolo en casaEl silencio de los corderosParque jurásicoReality bites, Pulp fictionTitanicForrest Gump o Thelma y Louise.

Según Sanguino, se trata de cintas que explican historias que han permanecido durante años en la memoria, en las conversaciones y en el corazón de los espectadores. Filmes entretenidos y emocionantes, a la par que nos ayudaron a crecer como sociedad.

¿Cómo surge la idea de escribir Generación Titanic?

La verdad es que llevo toda la vida reivindicando el cine de los 90, incluso cuando no estaba de moda reivindicarlo. Podría decir que en los 90 ya lo reivindicaba. Yo era pequeño y me volví un loco por el cine con esas películas. Para mí, ese cine era la única forma de cine. Conforme pasó el tiempo y fui a la universidad, mis compañeros de clase solo defendían películas como Mulholland Drive o Donnie Darko y yo reivindicaba Cadena perpetua, El fugitivoAlgunos hombres buenosInstinto básicoScream o Titanic. Ahora que ha pasado un tiempo, noto que hay una cierta reconciliación con el cine de los 90 y creo que la gente poco a poco está volviendo a ver esas películas. Y es que son películas que están muy bien contadas, con unas intenciones muy claras y que funcionaban muy bien. Incluso muchas de ellas están envejeciendo mucho mejor que algunas cintas de los 2000.

Fotograma de 'Titanic'
Fotograma de ‘Titanic’ (Paramount pictures)

Sin embargo, tú sostienes que fue la década con las mejores películas malas

(Risas) La verdad es que se genera un fenómeno muy curioso e interesante en los 90 y es que como había una libertad total a la hora de escribir historias, también había una falta de prejuicios enorme por parte del público. Así, películas muy buenas como Solo en casa Algo pasa con Mary hoy no podrían existir porque generarían polémica. El público de los 90 era muy relajado, todo le parecía bien. No había polémicas. Solo tenían una exigencia: que las películas fueran entretenidas. Esto generó que un montón de filmes que eran absurdos y delirantes en el fondo molaban.

Algo que no ocurre con el cine actual

El cine malo de ahora es malo, malo y aburrido. En cambio el cine malo de los 90 era guay y entretenido. Por eso tienes películas como Showgirls, Space Jam oArmageddon que son espantosas pero en plan bien, que te apetece verlas, no como ahora que si ves una película mala es desagradable de ver. El cine de los 90 era muy relajado y su objetivo era que fuera entretenido.

¿Por qué has elegido precisamente estas 32 películas para ilustrar tu libro?

Me di cuenta que tenía muchas páginas escritas y me quedaban muy bien (risas). Lo cierto es que eliminé algunos capítulos del libro que ya estaban escritos como Speed, Leyendas de pasiónEl rey León y El guardaespaldas porque consideré que su presencia no era tan relevante como las otras 32. Yo entendía la razón de ser de las 32 películas, sin embargo, creía que con estas cuatro me estaba repitiendo. Básicamente, cada capítulo representa un aspecto del cine de los 90. Por ejemplo, La mano que mece la cuna representa el thriller doméstico; Thelma y Louise representa la resurrección de los personajes femeninos; Pretty Woman la comedia romántica; Parque Jurásico el blockbuster; Instinto básico el thriller erótico; Algunos hombres buenos el drama de juicios. Disney está en Aladdin y La bella y la bestia, etc.. Al final me quedé con esas 32 porque no podía quitar ninguna y tampoco sentía que debía añadir ninguna otra. Sí que estuve a punto de añadir Braveheart, que ha influido mucho en la forma de rodar las escenas de lucha de Juego de Tronos, pero el drama épico surge más a partir de Gladiator y sobre todo con la saga de El señor de los anillos.

Richard Gere y Julia Roberts en 'Pretty Woman'
Richard Gere y Julia Roberts en ‘Pretty Woman’ (RP / GTRES)

No has incluido El gran Lebowski

Es una fantástica película, de culto, pero se representa a sí misma. No representa nada que no hiciera antes Pulp Fiction.

Tampoco está Gattaca, todo un filme de culto

Personalmente, he echado de menos un capítulo dedicado a Gattaca. También me marcó mucho y me dio pena no incorporarla al final. Fue ignorada en su momento y, sin embargo, 20 años después sigue influyendo muchísimo. Esa reflexión existencialista que tenía sobre nuestro lugar en el mundo y conceptos como el destino son ancestrales. La película es del 97 pero podía ser perfectamente actual. Es una obra de arte y creo que el tiempo la ha tratado bien.

¿Qué rasgos dirías que tienen en común todas las cintas de las que hablas en el libro?

Son películas generacionales, porque nos marcaron a todos los que estábamos vivos en aquella década. Las hemos visto un montón de veces porque las emitían por televisión infinidad de veces y además representan no solo el cine de los 90 sino del mundo de los 90. Esas historias que contaban nos han convertido en los adultos que somos hoy y creo que hemos salido bastante bien (risas). A mi me gusta pensar que somos probablemente la generación más feminista de la historia y la más sensible hacia los problemas sociales y las minorías. Y todo eso viene de haber visto Thelma y Louise o Philadelphia.

Susan Sarandon y Geena Davis en 'Thelma y Louise'
Susan Sarandon y Geena Davis en ‘Thelma y Louise’ (RP / GTRES)

¿Crees que el público que creció con esas películas es mucho más sensible que el que lo hizo con las del 2000?

Creo que sí. La sociedad como conjunto está ahora mucho más sensibilizada y es mucho más empática en gran parte gracias al cine. El cine es la religión del siglo XX porque tiene un impacto y una influencia enorme en nuestra sensibilidad. Las películas del 2000 son bastante más deprimentes y oscuras.

La periodista Hadley Freeman sostiene en su libro ‘The time of my life’ que las películas de los ochenta nos mostraron valores más humanos y feministas. ¿Estás de acuerdo?

Leí el libro de Freeman después de acabar el mío y lo hice con mucho gusto porque cuenta muchas anécdotas personales, pero no estoy de acuerdo con su opinión. Se aferra mucho a Dirty Dancing La princesa prometida, dos películas del final de los 80. Pero, ¿en qué momento una peli de esa época puede considerarse feminista?: ¿Indiana Jones?¿Los Goonies?¿Regreso al futuro?¿Gremlins?. Sobre la amistad sí que había, pero se hablaba de la amistad entre hombres. En cambio en los 90 tenemos Thelma y Louise, Ellas dan el golpe, La muerte os sienta tan bienAmigas para siempre… Hay un montón de filmes sobre la amistad femenina y sobre la lealtad entre amigas. Eso en los ochenta no existe. Los ochenta fueron una década muy machista, racista y homófoba en el cine.

Johnny (Patrick Swayze) y Baby (Jennifer Grey) en una escena de 'Dirty Dancing'
Johnny (Patrick Swayze) y Baby (Jennifer Grey) en una escena de ‘Dirty Dancing’ (RPE / GTRES)

¿Así, no consideras que Dirty Dancing sea feminista?

Dirty Dancing es una rareza total en el cine de los 80 porque está contada desde un punto de vista femenino sobre la sexualidad femenina en la que la mujer no está ahí para mostrarse desnuda y acostarse con el hombre. La protagonista es el centro de todo y encima es fea. Me parece que la película es un bastión enorme en nuestra generación pero, en general, si eres mujer, en el cine de esa década no hay nada para ti.

En cambio, en los 90 la figura femenina adquiere mayor presencia

La mujer volvió al cine en los noventa. No había miedo entonces a hacer películas solo sobre mujeres y para mujeres. Recuerdo especialmente Jóvenes y brujas, que fue un fenómeno entre mis amigos adolescentes, sobre todo en las chicas. En los ochenta teníamos el concepto de ‘la chica’ porque solo había una en la película. Tampoco había actores negros y, de repente, en los 90 surge Denzel Washington, Halle Berry, Whoopi Goldberg, Morgan Freeman… y hay mucha mayor diversidad. Los ochenta solo fue una buena década en el cine si eras hombre, blanco y heterosexual.

Sharon Stone en la película 'Instinto Básico'
Sharon Stone en la película ‘Instinto Básico’ (TriStar pictures)

¿Crees que también hay mayor diversidad en el cine actual?

Ahora estamos viviendo un movimiento muy interesante en el cine comercial en Hollywood con Wonder WomanPlack Panther y otras películas con mujeres y negros que hacen dinero. El cine de los 2000 era muy conservador a raíz del 11-S y creo que toda la diversidad que estamos viviendo en el cine y en los Oscar este año es por gente que creció con el cine de los 90.

¿Qué mas nos enseñó el cine de esa década?

Hubo diversidad racial, sexual y también de género. Tenías conviviendo en la cartelera películas de acción, familiares, comedias de todo tipo, fantasía, ciencia ficción, eróticas, dramas judiciales, de época, thrillers. En el cine de los 90 había de todo a la vez. Y es que ese cine nos ayudó a crecer como sociedad. La mejor forma de entender cómo se gestionaban los conflictos raciales, cómo la mujer encontró su lugar en esa época o cómo el colectivo LGTB empezó a tener presencia y a normalizarse es viendo las películas que se hicieron. Fue una década que empezó sin personajes homosexuales protagonistas y acabó con La boda de mi mejor amigo y Mejor… imposible, películas con personajes gays. Hoy los géneros están más reducidos: o tienes blockbusters o dramas adultos. Todo lo demás se estrena en Netflix o se consume de forma distinta.

Johnny Depp en 'Eduardo Manostijeras
Johnny Depp en ‘Eduardo Manostijeras (20th Century Fox)

¿Cuántas veces has visto los 32 filmes que mencionas en el libro?

Pues, mínimo dos o tres (risas). Algunas más, porque me costaba dar con el tono que quería contar, como Instinto Básico o Eduardo Manostijeras. Otras las he escrito con más facilidad porque tenía muy claro lo que quería decir. Una de las que he visto más veces es Titanic, una película cuyo fenómeno es inabarcable. Al final tienes que recurrir al detalle, a la anécdota concreta para construir un relato y explicar cómo se vivió ese fenómeno. Además, he visto en total unas 500 películas para contextualizar lo que estaba sucediendo en aquella época. He hecho un auténtico viaje por los noventa.

Si tuvieras que elegir una película que te haya marcado especialmente, ¿cuál sería?

Sin duda, Thelma y Louise, de Ridley Scott. Me educó mucho como cinéfilo porque la vi cuando era pequeño y he crecido con ella. Creo que representa muy bien el cine de los 90, es profundamente feminista, subversiva culturalmente y evoca una sensación en el espectador que no consigue ninguna otra película.