Mayes C. Rubeo, el sello mexicano en “Wandavision”

La diseñadora de vestuario compartió su experiencia en películas como «Apocalypto» y «Avatar» en la primera clase magistral del Festival Internacional de Cine en Guadalajara

Por: El Informador3 de octubre de 2021 – 01:01 hs

Mayes C. Rubeo ha sido nominada al Oscar por la cinta “Jojo Rabbit”; y ganó el Emmy por “Wandavision”.. EL INFORMADOR/A. Camacho

La diseñadora de vestuario Mayes C. Rubeo inauguró las clases magistrales dentro del Festival Internacional de Cine en Guadalajara. La mexicana habló sobre su experiencia, por la cual ha sido nominada al Oscar por la cinta “Jojo Rabbit”; y ganó recientemente el Emmy por “Wandavision”.

En la charla pública Mayes compartió anécdotas de trabajo con grandes directores, tanto del cine comercial como del independiente… Como el de John Sayles, de quien dijo: “Es un icono del cine independiente. Es un gran escritor, polémico, anticonformista. Me dio mi primera oportunidad, ‘Hombres armados’… Él y su esposa son increíbles intelectuales. Son personas que no se venden por ningún motivo comercial”.

Mayes también platicó de la cinta “Apocalypto” de Mel Gibson: “Es un gran director”. Sobre el reto de vestir a los antiguos habitantes de Mesoamérica, la diseñadora señaló: “Mi primer instinto era irme a lo que eran los mayas: no funcionó. Lo que tenemos como referencia son murales, códigos, pero no funcionó”.

Fue entonces que Mel la llamó y pensó que la despediría, pero le solicitó retrabajar la propuesta: “No es un documental, nos podemos salir un poco, darle el estilo… Me dijo”.

Mayes también ha diseñado para cintas animadas, como “Avatar”: “Todos esos vestuarios los he realizado a mano, no lo dejo a los artistas de postproducción, no es su trabajo”. En casos como éste añadió que recurre a su experiencia como cineasta, un rubro que ha aprendido de su familia: “Tengo cuatro hermanos que son directores de fotografía, he aprendido también de fotografía”.

Sobre su trabajo en “Wandavision” -del Universo cinematográfico de Marvel- señaló que “ha sido un fenómeno, es el más variado proyecto que he hecho en mi vida, porque me dejó viajar en el tiempo de los programas famosos de televisión, entre los 50 y el 2000”.

La diseñadora compartió parte de su rutina: “Mi presencia en el lugar de trabajo es muy importante. Mi forma de trabajar es tener una bodega con mi mesa de trabajo, cada persona tiene su mesa y yo paso con mi café cada mañana. En ‘Apocalypto’ eran 60 mesas. Para la hora del lunch ya había terminado mi recorrido”.

Luego de la jornada, Rubeo se desconecta al volver a casa: “Soy una persona que no se lleva el trabajo a la casa. No soy una persona que se sale de esos parámetros. Para mí ahora es más importante tener una disciplina y tener mi vida”.

Otro tema que tocó la diseñadora de vestuario fue la inclusión de las mujeres en diversas áreas técnicas del cine, no solo frente a la pantalla o en las áreas de vestuario: “El uno por ciento de los crews de fotografía es femenino, en Estados Unidos. Aquí en México estamos un poco más adelante. ¿Por qué? No encuentro una razón válida, tenemos que romper esas barreras”. Mayes agradeció el espacio del FICG: “Poder seguir hablando y teniendo voz sobre estos temas, en plataformas como ésta, es importante. Demandamos que se nos escuche y se nos vea con igualdad y con respeto”.

Luego de la clase magistral de la diseñadora continuó el segundo día del FICG con la charla sobre la cinta “Noche de fuego”. En ella estuvieron Jim Stark y Nicolás Celis, además de la novelista Jennifer Clement, quienes platicaron del rodaje del filme de la directora Tatiana Huezo. Para los ponentes, el reciente éxito en críticas y en taquilla se debió a la conjunción de una buena historia interpretada por actores talentosos.

Compartieron que la escritora Jennifer Clement necesitó 10 años para escribir la novela «LadyDi», en la cual está basada la cinta.

Añadieron que, aunque el filme retrata la violencia que viven las mujeres en el Estado de Guerrero, la película fue filmada en la zona de la sierra Gorda de Querétaro, pues la seguridad era un factor importante, compartió Celis.

«Desde el minuto uno decidimos que no íbamos a filmar en Guerrero. Toda la historia de la novela sucede ahí y no porque no quisiéramos ir ahí, sino porque sí nos daba mucho miedo hacer una película en un lugar en el que pudiéramos exponer demasiado al equipo», señaló durante la charla.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.