Siguen las batallas para los hijos rescatados de la “Casa de los Horrores”; les niegan apoyo

Agencias estatales están siendo señaladas de no brindar apoyo a los integrantes de la familia Turpin en cosas básicas, que ellos desconocían

Los hijos de David y Louise Turpin siguen atravesando por momentos muy duros.
Los hijos de David y Louise Turpin siguen atravesando por momentos muy duros.

FOTO: POOL / GETTY IMAGES

El Diario

Por:El Diario Actualizado 30 Nov 2021, 16:32 pm EST 

eldiariony eldiarionyElDiarioNY

Pese a haber podido escapar de la “Casa de los Horrores” donde sufrían los abusos de la ruin pareja de California, conformada por Louise y David Turpin, sus 13 hijos continúan con sus batallas ante la supuesta falta de apoyo de las agencias estatales.

De acuerdo con un informe reciente, Vanessa Espinoza, quien trabajaba como guardiana pública adjunta asignada a los hijos adultos, no estaba dispuesta a ayudar a los niños con cosas como enseñarles a usar el transporte público, cruzar la calle de manera segura y cómo acceder a beneficios médicos y dentales

El hermano mayor, Joshua, dijo que Espinoza le dijo que “simplemente vaya a Google” cuando pidió ayuda.

Aparte de Espinoza, algunos de los niños menores supuestamente también enfrentaron más abusos en el sistema de cuidado de crianza.

A los menores también se les negó el acceso legítimo al dinero fiduciario destinado a ellos.

Melissa Donaldson, directora de Servicios para Víctimas en la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Riverside, indicó que los niños no tenían un lugar para vivir o quedarse a veces, no tenían suficiente comida a veces, no sabían cómo administrar el dinero y, a veces, se quedaban sin vivienda, lo que les obligaba a hacer surf en el sofá.

Louise y David Turpin fueron condenados de 25 años de prisión a cadena perpetua por abusar de 12 de los niños.

Entre los actos que cometían contra ellos se señala que algunos eran encadenados a sus camas y obligarlos a vivir en condiciones miserables.

Las autoridades dijeron que los hermanos, que entonces tenían entre 2 y 29 años, estaban desnutridos y sucios. Además hubo detalles de abuso físico y sexual.

En medio de su tortura, los hermanos estaban protegidos de cierta forma pero de un modo retorcido, pues cuando lograron escapar las autoridades pudieron notar que no conocían cosas básicas ni entendían términos sencillos como medicación o lesiones.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.