Tribunal determina que la Ciudad falla en dar atención médica a los presos en las cárceles de NYC

Una decisión judicial ordena que si el Departamento de Correccionales de la Ciudad no puede solucionar esto, debe dejar en libertad a los encarcelados

Muchos detenidos pasan días sin ser atendidos, a pesar de sus constantes llamados a la línea de ayuda de salud.
Muchos detenidos pasan días sin ser atendidos, a pesar de sus constantes llamados a la línea de ayuda de salud.

FOTO: SHUTTERSTOCK

Ramón Frisneda

Por:Ramón Frisneda Actualizado 06 Dic 2021, 15:32 pm EST 

@ramonfrisneda

El Departamento de Correccionales de la Ciudad (DOC) está fallando en proveer la atención médica adecuada a los detenidos en las cárceles que administra esta agencia municipal, según lo determinó un fallo judicial en una demanda conocida como ‘Angnew v. NYC Department of Correction’, que involucra a expresidiarios y a actuales encarcelados.

Las organizaciones de defensores ‘The Legal Aid Society’, ‘Brooklyn Defender’ y ‘Milbank LLP’, alabaron en un comunicado conjunto el fallo judicial, indicando que demuestran lo que han venido denunciando: “Que se ordene al DOC a remediar de inmediato estas fallas ilegales y proporcione a las personas bajo su cuidado acceso a servicios médicos”.

Estos defensores agregaron que al reconocer que estas fallas del DOC son de gran alcance, la corte certificó una ‘clase’ que incluye a todas las personas actuales y futuras encarceladas en las prisiones administradas por la Ciudad de Nueva York, incluyendo Rikers Island. Además, informaron que el tribunal designó a los abogados de estas organizaciones como consejeros de ‘clase’ en este caso.

“Después de este trágico año, cuando al menos 14 neoyorquinos murieron en Rikers Island y otras cárceles locales, estamos agradecidos de que el tribunal haya tomado medidas rápidas para ordenar al DOC que cumpla con su obligación de proporcionar acceso a atención médica a los miles de neoyorquinos que permanecen en las cárceles”, dijo Verónica Vela, supervisora del Proyecto de Derechos de Prisioneros de ‘The Legal Aid Society’.

La abogada enfatizó que si el DOC “aún no puede cumplir con esta decisión, no tiene autoridad para detener, y la Ciudad y el Estado deben actuar de inmediato para liberar a las personas que se encuentran bajo su custodia para evitar mayores sufrimientos”.

Según el fallo, el DOC debe cumplir con sus obligaciones legales de brindar servicios médicos a todas las personas en las cárceles de la Ciudad de Nueva York en tres puntos:

  • Proporcionar a todos los miembros de la clase acceso a llamadas por enfermedad los días de semana y hacer que las llamadas por enfermedad estén disponibles un mínimo de cinco días a la semana dentro de las 24 horas posteriores a la solicitud.
  • Proporcionar suficiente seguridad para permitir que los miembros de la clase se muevan hacia y desde los servicios de salud en las cárceles.
  • No prohibir ni retrasar el acceso de los miembros de la clase a la atención, el tratamiento adecuado o los servicios médicos o dentales.

Las organizaciones detallaron que este fallo además puso una fecha límite al Departamento para que demuestre el cumplimiento de su orden – y estos deberes – dentro de una semana. Si el DOC no puede cumplir con su deber de proporcionar estos servicios básicos, que según los defensores es una tarea que es fundamental pero que ha estado en gran medida fuera del alcance del DOC en la crisis actual, las partes regresarán al Tribunal para que los peticionarios puedan solicitar un alivio alternativo, incluida la liberación de personas encarceladas que enfrentan consecuencias médicas particularmente graves por la interrupción del acceso a la atención médica básica y las peligrosas condiciones en las cárceles.

“Miles de personas están sufriendo porque Correccionales consistentemente no logra satisfacer las necesidades humanas básicas y garantizar la salud y la seguridad de las personas bajo su custodia”, dijo Brooke Menschel, directora de Derechos Civiles de Brooklyn Defender, agregando que esto no solo “es inhumano y moralmente incorrecto, es ilegal y la corte estuvo de acuerdo. Todos los días escuchamos a personas en peligro, que necesitan atención médica de emergencia y de rutina, y sin embargo, estas llamadas de ayuda no reciben respuesta. Los resultados son devastación, sufrimiento y muerte”.

Una de las muchas personas que se han visto profundamente afectadas por la crisis es el demandante J.A., un joven de 23 años que ha estado bajo la custodia del DOC desde el 13 de septiembre de 2021. Hace tiempo que sufre de asma y ha tenido varios ataques de asma graves a lo largo de su vida requiriendo hospitalización. J.A. también tiene antecedentes de convulsiones.

A pesar de las frecuentes solicitudes de atención médica, que J.A. realizó llamando a la línea directa de Servicios de Salud Correccional (CHS) y preguntando a los oficiales del DOC, al detenido regularmente se le negó el acceso a la atención.

“Varias veces después de llamar al CHS, a J.A. le dijeron que una escolta del DOC lo llevaría a la clínica, pero no llegó ninguna escolta. Y cuando le pidió a los oficiales del DOC que lo llevaran a la clínica, estos se negaron. Un oficial le dijo que para que lo llevaran a la clínica tendría que tirarse al suelo, agarrar su pecho y fingir que tenía una emergencia médica”, explicaron en el comunicado las organizaciones.

Crisis en las cárceles de NYC:

Los defensores destacaron que las condiciones en las cárceles han sido descritas como “deplorables y nada menos que una crisis humanitaria”. Al no brindar acceso a la atención médica a las personas bajo su custodia, el DOC ha violado leyes locales bien establecidas y no cumplió con sus obligaciones. Y esta falla ha contribuido directamente a un sufrimiento inconmensurable en un sistema que ha visto 14 muertes de personas bajo custodia este año.

El propio jefe de servicios de salud del sistema penitenciario ha declarado que muchas de las muertes son “atribuibles a la cárcel” debido a las condiciones de la cárcel. Las personas bajo vigilancia suicida que deberían haber estado bajo supervisión constante fueron dejadas solas por el personal del DOC que abandonó sus puestos.

Se cree que al menos cinco personas detenidas en Rikers se han suicidado desde noviembre de 2020, y los niveles generales de autolesión entre los encarcelados han aumentado a un ritmo descrito por la Junta Correccional de la Ciudad de Nueva York como “alarmante”.

El propio comisionado del DOC, Vincent Schiraldi, ha admitido que las cárceles se encuentran en un estado de crisis, afirmando que “el nivel de desorden aquí es profundamente preocupante”. Ross MacDonald, director médico de los Servicios de Salud Correccional, emitió una declaración pública a principios de este otoño en la que decía: “hoy no creo que la ciudad sea capaz de administrar de manera segura la custodia de aquellos a quienes se le acusa de encarcelar en sus cárceles …”


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.