Inmigrantes con ‘Green Card’ o permiso de trabajo ahora podrán votar en elecciones municipales en NYC

El Concejo Municipal aprobó la ley que restaura el derecho a no ciudadanos a sufragar en comicios locales, lo que beneficiará a unos 900,000 potenciales electores, incluyendo portadores de DACA, TPS, visas de trabajo y otros alivios migratorio

Este jueves se aprobó la ley de derecho al voto municipal a no ciudadanos en la ciudad de Nueva York
Este jueves se aprobó la ley de derecho al voto municipal a no ciudadanos en la ciudad de Nueva York

FOTO: EDWIN MARTÍNEZ / IMPREMEDIA

Edwin Martínez

Por:Edwin Martínez Actualizado 09 Dic 2021, 17:45 pm EST

En un hecho calificado como “histórico”, y justo cuando en otros estados y municipalidades alrededor de Estados Unidos avanzan proyectos para limitar el derecho al voto, en la Ciudad de Nueva York votar en los comicios locales ya no será más un privilegio limitado para los ciudadanos.

A partir de las próximas elecciones municipales, unos 900,000 neoyorquinos residentes con ‘Green Card’ o portadores de permisos de trabajo, como beneficiarios de DACA, TPS y otros alivios migratorios, podrán votar en los comicios para escoger el Alcalde, presidentes de condado, miembros del Concejo Municipal, Defensor del Pueblo y Contralor Municipal, entre otros cargos locales.

En la plenaria de este jueves, por abrumadora mayoría el Concejo Municipal aprobó la normativa que desde el 2004 estaba intentando tener luz verde para cambiar el panorama electoral de la Gran Manzana, y que por años se mantuvo en el tintero. De los 51 miembros del órgano legislativo, 33 (tres menos de lo que se esperaba) votaron a favor, 14 lo hicieron en contra y 2 se abstuvieron.

El rostro de felicidad del concejal Ydanis Rodríguez, promotor de la ley del voto para inmigrantes no ciudadanos, rimó con su declaración de victoria, tras asegurar que la aprobación de la llamada Introducción 1867 es un “triunfo para la democracia”, al igual que para “la dignidad y la inclusión” de la clase trabajadora.

“Por años en este país hemos visto muchas luchas para que se respete el derecho a votar, cuando el sistema lo que ha tratado de hacer es suprimir que se escuche la voz de la gente, y hoy, en el 2021, estamos declarando una nueva victoria, estamos escribiendo un nuevo capítulo, no solo para los latinos sino para inmigrantes que vienen de África, de Europa, de Asia y que engrandecen a esta ciudad”, comentó el líder político de origen dominicano.

“Mientras los simpatizantes de Trump quieren quitarle derechos a la gente y hacer que votar sea un privilegio de unos pocos, en la Ciudad de Nueva York estamos demostrando que hay otra manera de hacer las cosas y es expandiendo el derecho al voto, en favor de la democracia”, agregó Rodríguez.

El concejal Francisco Moya, quien suena con fuerza para convertirse en el eventual presidente del nuevo Concejo Municipal que asumirá en enero próximo, también celebró la firma del articulado como un triunfo, y advirtió que sin duda incluir a inmigrantes en las decisiones de la Gran Manzana, cambiará las cosas en los cinco condados.

“Para mí esto es personal, pues como hijo de padres ecuatorianos, sé el valor que puede tener el voto y así como esto hará que personas como mi mamá, por fin puedan votar, también hará lo mismo con muchos neoyorquinos que tienen primos, hermanos, amigos o vecinos residentes o con permiso de trabajo que pagan impuestos y a quienes se les ha negado el derecho a que su voz cuente”, dijo el político de Queens.

NYC está mandando una claro mensaje

Murad Awawdeh, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC), destacó que con la luz verde a la ley la Gran Manzana liderará el rumbo de iniciativas similares en otras municipalidades.

“En momentos en que los republicanos están haciendo cosas contra la democracia, en Nueva York estamos mandando un mensaje claro: la participación de todos nos lleva a tener una ciudad más segura y justa, y no podemos pensar en una recuperación después del COVID cuando las personas más impactadas que ayudaron a la ciudad a mantenerse en pie no pueden votar”, dijo el activista.

El director de la NYIC, organización que junto a United Neighborhood Houses, promovió la campaña “Nuestra Ciudad Nuestro Voto“, recalcó que ahora la tarea recaerá en las manos del próximo Gobierno local para que garantice que la ley se implemente sin contratiempos y con la infraestructura necesaria para que los nuevos votantes puedan ejercer su derecho al sufragio.

“Restauramos un derecho que nos quitaron”

El defensor del Pueblo de la Gran Manzana Jumaane Williams destacó que la nueva ley no otorga por primera vez en la ciudad el derecho al voto a no ciudadanos, sino que restaura un beneficio que fue suprimido en la Gran Manzana hace varios años, pues residentes podían votar en elecciones municipales.

Lo que estamos haciendo es restaurar un derecho que nos quitaron y que buscaba desmotivar a que más personas participen en la toma de decisiones, pues tenemos que ser honestos y la verdad es que siempre han tratado de evitar que más gente vote”, dijo el funcionario, visiblemente contento.

Williams ironizó al asegurar que hay muchos sectores preocupados e incluso con miedo de que la restauración del voto a residentes y portadores de permiso de trabajo cambie la dinámica política de la ciudad, haciendo que las voces de comunidades vulnerables se escuchen más y primen, combatiendo el statu quo. “Nosotros vinimos aquí (al Concejo) para causar muchos problemas y lo estamos haciendo“.

Casi 1 millón de personas que ahora tendrán voz

La concejal Carlina Rivera, otra de las candidatas fuertes a convertirse en presidenta del próximo Concejo Municipal, afirmó que el 9 de diciembre debe ser recordado como un día de fiesta y celebración para casi 1 millón de neoyorquinos que han estado excluidos de la toma de decisiones.

“Hoy las cosas están cambando en la ciudad de Nueva York y este millón de personas que no tenía voz ya la van a tener”, dijo la política.

Tras la aprobación de la nueva ley, las personas que hayan vivido en la ciudad durante al menos 30 días, tal como ocurre con los ciudadanos que desean registrarse para votar, y que sean residentes legales y tengan permisos de trabajo, podrán votar en las próximas elecciones de la ciudad en el 2023, pero no podrán hacerlo para puestos estatales como el Gobernador ni mucho menos federales, como el Presidente.

Asimismo, la Junta Electoral de la Ciudad, que ha sido duramente criticada por años por sus constantes errores, tendrá la tarea de crear un nuevo formulario de registro de votantes municipales, promover capacitaciones para el personal y educar a los nuevos beneficiarios del derecho al voto. También tendrán que elaborar balotas electorales municipales, separadas de las generales para evitar que los no ciudadanos terminen votando en asuntos federales, lo que está prohibido.

Inmigrantes: “Esto es una bendición y un acto de justicia”

Saray Rodríguez, quien es residente hace cinco años, y quien trabaja como vendedora ambulante, se mostró emocionada al saber que en los próximos comicios podrá manifestarse en las urnas con su hija ciudadana, quien ya tiene 18 años.

El concejal Ydanis Rodríguez y el Defensor del Pueblo, Jumaane Williams, celebrando la aprobación de la ley.

“Esto es una bendición y un acto de justicia, porque personas como yo que aportamos, que trabajamos duro, que pagamos impuestos, hemos estado a un lado en las elecciones porque no teníamos derechos para votar. Ahora si seremos un poder más fuerte”, dijo la madre de familia.

Ángel Salazar, beneficiario de DACA, también dejó aflorar su emoción y aseguró que sin duda la vida política de Nueva York, donde solo votaron en las pasadas elecciones el 23% de los más de 4 millones de electores, sufrirá un remezón con el poder inmigrante.

“Ahora sí puedo demostrar que mi voz sí importa y que cuenta y que también hará la diferencia, porque podemos cambiar el panorama político y electoral de la Ciudad”, dijo el joven. “A los que se oponen a que yo tenga este derecho les digo que ahora sí importamos y vamos a hacer valer nuestro voto y voy a hacer que mi mamá, que no puede votar, tenga voz a través mío”.

Luis Antonio Livia, quien tiene permiso de trabajo, calificó la aprobación de la ley como el resultado a una lucha de años, que por fin ve la luz.

“Esta es una lucha que ha dado resultados, porque como comunidad aportamos y nos merecemos este reconocimiento. Esto nos empodera como comunidad y nos da pautas fuertes para elegir y decidir sobre lo que pasa en Nueva York”, dijo el peruano.

Existe una fuerte oposición a la ley calificada de ‘inconstitucional’

Pero la emoción y la celebración por la nueva ley no le pinta sonrisas a todos los neoyorquinos en el rostro, y hay quienes no solo se oponen a la medida aprobada, sino que vaticinan que no llegará a implementarse y que luego de pasar por cortes judiciales, se quedará en el aire, por ser presuntamente inconstitucional, algo que niegan los promotores de la medida.

Esto es absurdo. Estoy en contra totalmente, porque considero que para votar la gente debe ser ciudadana, punto. Inmigrantes como mis abuelos vinieron aquí y esperaron a hacerse ciudadanos para poder tener el derecho a votar”, dijo el concejal demócrata de Queens, Robert Holden.

“No tiene sentido alguno que una persona que apenas lleve aquí 30 días pueda ya votar y decidir sobre los asuntos de la Ciudad. Es absurdo. No conozco un país que permita que los extranjeros decidan sobre sus elecciones y es riesgoso, porque muchos no conocen nada de esta ciudad. Pero sé que esto no va a pasar el reto en las cortes porque viola la Constitución. Los concejales que la aprobaron están perdiendo el tiempo”, agregó Holden.

El concejal David Carr, otro crítico de la legislación, se mostró en la misma vía y dijo que la ley se caerá en los tribunales. “Creo fundamentalmente que el derecho al voto es parte de ser ciudadano y debería ser exclusivo de ellos”, dijo.

El concejal de Staten Island Joseph Borelli mencionó que aprobar una ley así, podría desincentivar a que residentes busquen hacerse ciudadanos y también dijo que la normativa será rechazada en las cortes.

“Si ellos (los no ciudadanos) quieren votar aquí, deben pasar por el proceso de convertirse en ciudadanos, porque así es como se muestra un compromiso real de ser parte de esta ciudad y este país”, mencionó el político republicano. “El rostro en esta ciudad es demasiado grande, para que cedamos el derecho más esencial de la ciudadanía estadounidense a alguien que solo ha vivido aquí durante 30 días”.

El alcalde Bill de Blasio, quien se había opuesto desde el principio a darle su apoyo a la ley, cambió un poco el tono y aunque confesó que todavía tiene dudas sobre el articulado, por cuestiones de legalidad, ya dio su palabra de que no vetará la ley y la firmará.

“Ahora mismo todavía tengo sentimientos encontrados. He sido honesto al respecto. Eso no ha cambiado un poco. Creo que todavía hay algunas cuestiones legales pendientes sobre la autoridad de la Ciudad frente a la del Estado en este asunto. Pero respeto al Concejo Municipal”, comentó De Blasio. “Voy a respetar todo lo que hagan. Pero creo que todavía hay preguntas abiertas sobre esto para el futuro (…) Ciertamente no es algo que tenga la intención de vetar, pero también es algo que no estoy seguro de que sea la manera correcta de hacerlo”.

La nueva ley que permite votar a no ciudadanos en elecciones Municipales en NYC

  • 33 de los 51 concejales votaron a favor.
  • 14 concejales votaron en contra.
  • 2 concejales se abstuvieron de votar.
  • La Intro 1867 permitirá que quienes tengan ‘Green Card’ o permiso de trabajo puedan votar en elecciones municipales.
  • Residentes, beneficiarios de DACA, neoyorquinos con protecciones migratorias, TPS, visas de trabajo y otros programas que concedan permiso laboral, podrán votar.
  • 30 días de vivir en la ciudad necesitarán demostrar los nuevos votantes para poderse registrarse, tal como lo señalan las reglas electorales actuales para ciudadanos
  • 900,000 inmigrantes con Green Card y permiso de trabajo se beneficiarán.
  • Podrán votar solamente para elecciones locales.
  • Nuevos votantes no ciudadanos podrán votar para cargos como Alcalde, Contralor municipal, Defensor del Pueblo, Concejales y presidentes de condado.
  • 36 concejales respaldaron la medida.
  • 30 días después de haberse firmado la ley entrará en vigor.
  • 2023 será el año en que se espera que los votantes beneficiados con la nueva ley se estrenen en las urnas municipales.
  • 2022 sin embargo será el año en que votantes podrán comenzar a registrarse.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.