Panadería gana demanda por rechazar un pastel pedido por la comunidad LGBT

Miguel Fernández

Los dueños de la panadería rechazaron el pedido porque traía un mensaje de apoyo para la comunidad LGBT.

Gareth Lee ha perdido una batalla legal que duró más de 7 años contra una panadería que se negó a hacer un pastel con un mensaje de apoyo a la comunidad LGBT. En algo que para muchas personas es un claro ejemplo de discriminación, las autoridades a nivel local e internacional ya tomaron su decisión. ¡Apoyaron a la panadería!

El pastel de la polémica

En el año 2013, un hombre se presentó en una panadería de Belfast, la capital de Irlanda del Norte, para solicitar un pastel con un decorado muy especial. El pedido era un pastel con las imágenes de los personajes de Plaza Sésamo, Bert y Ernie. Además, Gareth Lee pidió que el pastel tuviera un mensaje de apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo: Support Same Sex Marriage. Cuando el hombre hizo esta última solicitud, Ashers Bakery, una panadería cuyos dueños son cristianos evangélicos, rechazó el pedido.

Tras el incidente, Gareth Lee decidió demandar a la panadería por concepto de discriminación. En su defensa, los dueños de la panadería señalaron que el pedido iba en contra de sus creencias, por lo que no podían hacer el pastel. En una corte municipal, el hombre le ganó el caso a la panadería, pero, los dueños llevaron el pleito legal a otras instancias. En 2018, la Suprema Corte del Reino Unido le dio la razón a los dueños de la panadería.

 1
Foto: Captura especial / Twitter (a la izquierda uno de los dueños de Ashers Bakery y la derecha Gareth Lee).

El desenlace de la batalla legal

El hombre no se rindió y llevó el caso ante la Corte Europea de Derechos Humanos. Gareth Lee señaló en esta nueva queja que la decisión de la panadería atentaba justamente en contra de sus derechos humanos. Este jueves, la Corte Europea emitió su veredicto y dio la razón a los dueños de la panadería. ¿Cuál fue la razón? Los magistrados determinaron que, durante todo el proceso legal, Gareth Lee nunca había usado el concepto “derechos humanos” como su argumento de defensa.

“El demandante no había invocado sus derechos humanos en ningún punto del proceso legal a nivel local (en el Reino Unido). Al tener como sustento solo a las leyes locales, sin establecer a los derechos humanos como argumento de defensa, el demandante impidió a las cortes locales que tuvieran la oportunidad de analizar su caso con base en la Convención Europea de Derechos Humanos. Nosotros, como Corte Europea, no podemos usurpar el rol de las cortes locales”, fue la decisión final de la Corte Europea.

Después de conocer el veredicto, Gareth Lee no pudo ocultar su enojo ante lo que él considera que es un acto de discriminación. Desde su perspectiva, cuando un comercio se anuncia para vender un producto, las creencias no deberían ser tomadas en cuenta; por ejemplo, si te rentas para vender refrescos…vendes refrescos. Si eres una panadería, deberías vender pasteles sin importar el tema en cuestión. “Esto es algo muy frustrante. La Corte nunca consideró la esencia de todo este problema. Ningún cliente debería tener la obligación de considerar las creencias de una tienda antes de entrar y hacer un pedido. Esto es solo una muestra más de los grandes desafíos que enfrenta la comunidad LGBT en Irlanda del Norte y en el Reino Unido”, dijo Gareth Lee tras la derrota legal.

Recuerda que con nosotros puedes seguir informado en Telegram.

________________________________________________________________

Foto de portada: Captura especial / Twitter


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.