Sin eco en Albany llamado de Adams a revisar leyes de fianzas y aumento de edad penal

En su plan para combatir la violencia armada, el Alcalde pidió al Estado ‘corregir’ esas legislaciones por sus presuntos efectos en la delincuencia, pero legisladores ya manifiestan un rotundo «no»

Alcalde Adams pide revertir ley de reforma de fianzas en NY
Alcalde Adams pide revertir ley de reforma de fianzas en NY

FOTO: EDWIN MARTÍNEZ / IMPREMEDIA

Edwin Martínez

Por: Edwin Martínez Actualizado 31 Ene 2022, 18:16 pm EST

Eric Adams lleva apenas cuatro semanas manejando las riendas de la Ciudad de Nueva York, y aunque hasta el momento parecía estar viviendo una ‘luna de miel’ con Albany, la pasada semana se presentó la primera gran diferencia con el Estado.

Tras presentar su plan maestro para frenar la rampante violencia armada en los cinco condados, el mandatario local urgió a la Legislatura Estatal, de mayoría progresista, revisar y retroceder en los alcances de las leyes de fianzas y el aumento de edad penal, legislaciones a las que culpa por incidir en el incremento del crimen en la Gran Manzana, pero Albany ha dejado ver que su ruego no tiene eco allí.

El clamor de Adams pretende que se modifique la Ley de Reforma de Fianzas, que entró en vigor en enero del año pasado, que impide que los jueces pongan una fianza en casi todos los delitos menores y delitos no violentos como requisito para obtener la libertad de un detenido mientras se determina su culpabilidad o inocencia.

“Nueva York es el único estado del país que no permite que un juez detenga a un acusado que represente una amenaza para la comunidad. Los jueces deben poder evaluar los antecedentes penales del acusado y las circunstancias del presunto delito para detener a las personas que representan una amenaza para la seguridad de la comunidad”, es el pensar de Adams, al tiempo que pidió que se responsabilice penalmente a menores de 18 años por faltas relacionadas con armas, no porque busque castigar a jóvenes, pero sí que haya consecuencias para quienes se están aprovechando de la ley.

Sobre ese particular el Alcalde asegura que esa ley (‘Rise de Age’) “se está utilizando como una escapatoria para que los pandilleros exijan que los jóvenes menores de 18 años asuman la culpa por armas que no son suyas”, e insiste en que el Estado repare sus presuntos efectos.

Pero desde la Legislatura no han tardado en alzarse voces en bloque contra el llamado de Adams, lo que casi deja muerta su petición al principio del camino.

Líderes políticos, quienes defienden ambas leyes como actos de justicia y freno a la criminalización de la pobreza, que por años determinó si un detenido, dependiendo del dinero que tuviera podía estar en libertad o en prisión esperando un eventual juicio, comparten la preocupación del mandatario sobre la urgencia de parar la delincuencia, pero dicen que no a través del retroceso de la justicia.

¿Qué dicen las cifras?

Y es que a pesar de que diferentes sectores, como recoge el alcalde Adams, han intentado responsabilizar el aumento del crimen como un efecto de la Ley de Reforma a las Fianzas, que entró en vigor en enero del año pasado, cifras estatales señalan otra cosa.

Según las estadísticas del 2020, de casi 100,000 detenidos que el año pasado fueron liberados provisionalmente, sin pago de fianza, tan solo el 4% volvió a ser detenido por delitos violentos cometidos tras salir de prisión.

Para el Alcalde, al igual que para muchos neoyorquinos preocupados, 3,460 personas liberadas tras haber cometido actos criminales serios o delitos violentos, 773 de ellos detenidos con un arma de fuego, son una cifra muy alta que demostraría el impacto peligroso en la seguridad. A pesar de ello, el porcentaje de criminalidad posterior entre liberados sin fianza antes y después de que la ley entrara en vigencia, se ha mantenido casi intacto, pasando del 95.44% de liberados en 2019 sin cometer nuevos delitos a 96.14% sin delitos en el 2020.

La senadora estatal Julia Salazar, una de las principales impulsoras de las leyes de reforma a la justicia en Albany, desestimó el llamado del Alcalde y explicó que pretender asociar el aumento del crimen con la implementación de iniciativas que “han servido para hacer justicia con comunidades pobres, negras y latinas, que por años han sido criminalizadas”, no es la solución a la ola de violencia que sacude a Nueva York.

“La sugerencia del Alcalde de que el crimen en la ciudad es resultado de las leyes de aumento de la edad penal y la ley de fianzas, es impulsivo y no está basado en ninguna evidencia ni en datos. Creo que es una actitud
reaccionaria, más cuando sabemos que hay datos que revelan que las fianzas no hacen nada para prevenir el crimen”, aseguró la legisladora de origen latino.

“Estas dos leyes han tratado de hacer que el sistema penal en Nueva York sea un poquito más equitativo, porque por muchísimos años, algo como las fianzas de dinero, que buscaban era asegurar que un detenido regresara a la corte y no evitar que fuera liberado, criminalizó a miles de personas pobres que no podían pagar, creando un sistema que trata a la gente con dinero completamente diferente y no vamos a permitir que regresemos a eso”, agregó Salazar, quien es la presidenta del Comité de Crimen y Cárceles del Senado estatal.

“No se acabará con esas leyes”

La líder política aseguró que en conversaciones con sus colegas y escuchando a muchos legisladores, existe un consenso de que las dos leyes han tenido un impacto positivo en las vidas de miles de neoyorquinos y manifestó que no cree que se lleve a la mesa ningún plan para revertirlas.

No hay ningún apetito aquí de acabar con leyes por las que se dedicó tanto tiempo y análisis de años, y aunque obviamente tomamos muy seriamente los asuntos de seguridad, creemos que son otras pólizas las que deben moverse para hacerle frente a la criminalidad, y que el Alcalde debe enfocarse en eso”, comentó la senadora de Brooklyn.

“No sé que está motivando al Alcalde a decir estas cosas, pero siento que es el resultado de la presión que recibe de fuerzas reaccionarias y unidades policiales que están interesadas en ver más labores de policía y encarcelamiento, pero espero que consulte más el tema con sus equipos y reconozca que la lucha contra el crimen no se da queriendo acabar con estas leyes”, enfatizó Salazar.

Entre tanto, la también senadora estatal Jessica Ramos, otras de las figuras más prominentes de la Legislatura y luchadora de la reforma a la justicia, mostró su preocupación de que desde la Ciudad se pretenda volver a asociar a leyes que han favorecido a las comunidades con el crimen, y mencionó que hay otras maneras de enfrentar la delincuencia desde la raíz.

“Hay cosas para ser optimistas en el plan del Alcalde: una inversión en empleo juvenil de verano, un mayor énfasis en las intervenciones de salud mental que abordan las causas del crimen y el daño desde la raíz. Dicho esto, reintroducir el estándar de peligrosidad, tratar de deshacer la ley de aumento de edad penal, y culpar a la reforma de la fianza, son silbatos mal disimulados que permiten prácticas policiales y judiciales racistas“, dijo la legisladora de Queens.

“Los datos sobre la reforma de la fianza son sólidos, y necesitamos legislar desde un lugar de hechos, no de miedo”, dijo Ramos, agregando: “Sigo comprometida en que se apruebe la ‘Ley de Tratamiento No Cárcel’, para que podamos expandir programas comprobados de redireccón, y promulgar una verdadera seguridad pública”.

Líderes de la Legislatura y Gobernadora se oponen

La líder de la mayoría en el Senado, Andrea Stewart-Cousins se pronunció contra el asocio que el Alcalde pretende hacer entre crimen y la reforma de fianzas, mostrando claramente que por esa vía no hay eco alguno para Adams.

“Es desafortunado que la gente haya descubierto que esta es una manera muy fácil de demonizar a un lado y no hacer mucho trabajo”, comentó la senadora, destacando que dar discrecionalidad a jueces para que apliquen fianzas, desencadenaría actos desproporcionados contra negros, latinos y personas pobres.

El presidente de la Asamblea, Carl Heastie, también mostró su oposición a la solicitud del Alcalde y aunque admitió que de seguro el tema estará rodando, aseguró que el crimen no tiene que ver con la ley de fianzas.

“Vamos a tener muchas discusiones sobre esto… pero creo que hay ciertas cosas que la gente podría hacer en términos de detener la desinformación”, mencionó Heastie. “¿Podemos dejar de culpar a la reforma de la libertad bajo fianza cuando salga el sol? ¿Podemos dejar de intentar hacer forraje político.

Sobre la ley de aumento de edad penal, el político agregó: “Muchas de las preocupaciones en torno a ‘Raise the Age’ realmente podrían abordarse en términos del Departamento de Libertad Condicional y los servicios previos al juicio porque pueden decidir cuáles son los servicios previos al juicio que las personas tienen antes de que tengan que presentarse a Corte”.

La gobernadora Kathy Hochul se sumó, sin entrar en detalle, a la oposición, y aunque ha estado en el mismo río con Adams en muchos asuntos desde que fue electo Alcalde, el llamado a que se revise la ley de fianzas aprobada en 2019, es una espina, por lo que anticipó que estará del lado de los legisladores.

“Absolutamente respaldaré la promesa fundamental de por qué necesitábamos una reforma de la fianza en primer lugar”, manifestó Hochul.

Y a pesar de que no tiene poder en las decisiones del Estado, desde el Concejo Municipal, la presidenta de ese órgano legislativo Adrianne Adams, se mostró en contravía del llamado del Alcalde y se puso en consonancia con las voces de Albany.

“Los datos y la evidencia no respaldan que la ley de libertad bajo fianza del estado sea responsable del aumento de la violencia con armas, por lo que cambiarla no puede ser nuestra solución”, mencionó la líder municipal. “Necesitamos enfocarnos en un conjunto integral de soluciones que sean efectivas para prevenir el crimen y la violencia antes de que ocurran. Esto debe incluir un apoyo cada vez mayor para los programas de prevención de la violencia, la atención de la salud mental y la intervención en crisis, y los programas para jóvenes que han demostrado ayudar a los jóvenes a evitar la violencia por completo”.

Datos sobre el impacto de la Ley de Reforma de Fianzas:

  • 2020 entró en vigor la ley de reforma de fianzas en NY.
  • 98,145 fueron los casos el año pasado en los cuales adultos fueron liberados por el beneficio de no fianza, que antes de la reforma hubieran sido impuestos de un pago para salir o haberse ordenado su detención.
  • 4% de los liberados sin fianza, fueron arrestados nuevamente por presuntos delitos violentos.
  • 3,460 personas liberadas sin fianza fueron arrestados nuevamente por presuntos delitos violentos.
  • 773 de ellos fueron detenidos con un arma de fuego, después de haber sido acusados primero de delitos que no requieren fianza.
  • 95,44% de las personas en libertad provisional con fianza no tuvieron una nueva detención según cifras de enero de 2019.
  • 96,14% de las personas bajo libertad provisional sin fianza en enero del 2021 no presentaron nuevos arrestos
  • 1% o menos de las 45,000-50,000 personas en espera de juicio fueron arrestadas por delitos graves o violentos.
  • 528 tiroteos se registraron hasta el 30 de junio de 2020, y solo una persona liberada debido a la reforma de fianzas fue acusada de tiroteo.
  • 2021 redujo la cifra de procesados que volvieron a entrar en el sistema judicial por cometer otros delitos, en comparación con 2020.
  • 98,580 delitos mayores como asesinatos, violación, robo, agresión grave, hurto mayor y hurto de automóviles, ocurrieron en el 2021.
  • 93,231 fue la cifra de esos delitos en 2020 en la Ciudad de Nueva York.
  • 30% descendió la tasa en encarcelamientos en las prisiones de Nueva York

La Ley ‘Rise de Age’ en cifras:

  • 18 años es ahora la edad mínima de responsabilidad penal, en vez de 16 y 17, como ocurría antes.
  • 2017 fue el año de aprobación de la ley por la Legislatura Estatal.
  • 2018, en octubre, entró en vigor la ley de aumento de la edad penal.
  • 5,435 arrestos por delitos serios a menores de 18 años hubo de octubre de 2019 a marzo de 2020 en el estado.
  • 2,336 eran menores de 16 años.
  • 3,099 eran adolescentes de 17 años.
  • 1,500 de esos arrestos ocurrieron en la ciudad de Nueva York.
  • 10% del total de los arrestos por armas de fuego son menores de edad.
  • 402 menores de edad fueron arrestados el último año por delitos con armas.
  • 172 de esos menores, es decir el 42.8%, tenían un arresto previo por un delito grave.
  • 3,975 fue el total de capturados por infracciones con armas de fuego.
  • 357 tiroteos el año pasado en Nueva York involucraron a menores, la mayor cantidad desde 2015.
  • 126 fueron víctimas.
  • 14 menores con arrestos previos sufrieron disparos el año pasado.
  • 5 de ellos fueron asesinados.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.