24 kilómetros diarios

La familia no tenía muchos medios, así que la mujer decidió hacerse cargo del niño, que hasta hace poco no disponía siquiera de una silla de ruedas. Su padre, que tiene su custodia, trabaja en la ciudad para mantener a la familia y no le puede ver hasta el fin de semana. Pero ahí está Shi, que día sí día también subía al pequeño en su bicicleta para ir a la escuela. Tras conocer su caso, el gobierno les ha facilitado una silla de ruedas, y ahora hacen el trayecto caminando.

La anciana coraje que camina 24 kilómetros diarios para llevar al colegio a su nieto