arquitectura

Las 13 instalaciones desplegadas por este lugar tan vinculado al Camino de Santiago, más la situada a las afueras, en la Viña Lanciano, de Bodegas LAN, son apuestas por nuevos formatos con un denominador común a casi todas ellas, el uso de la madera de contrachapado y la fijación de las piezas sin colas ni tornillos. Otravisión es la obra del arquitecto italiano Davide Marchetti, que dirige un estudio de urbanismo y diseño interior en Roma. Marchetti ha levantado una pequeña torre junto al vestigio medieval de la muralla del Revellín. En el interior de la torre, unas gafas de realidad virtual permiten ver la ciudad y al subir, ya sin ellas, se obtiene una perspectiva distinta de Logroño.

Vida para rincones dormidos de la ciudad | Cultura | EL PAÍS

Las opciones de entretenimiento en la zona son muy variadas: experimentar la rutina en una granja de ovejas ayudando con las labores cotidianas de la misma, ir a coger bayas o setas (en temporada), zambullirse en las gélidas aguas de los lagos, rutas en bicicleta o caminando, cruceros en barco y esquí en invierno. También se puede —y quizá sea esta la opción más popular entre los finlandeses— alquilar las instalaciones de una sauna durante un día para un grupo de amigos.

Viaje al país más feliz del mundo | El Viajero | EL PAÍS

En 1962, cuando los empresarios textiles de Ahmedabad pensaron en construir una escuela de negocios, el laureado les habló de Louis Kahn. El autor del Museo de Arte Kimbell murió cuando regresaba de una de las visitas de obra. No vio nunca su edificio terminado. Pero dejó la marca de las bóvedas en ese museo que, por entonces, levantaba en Texas. Ni Doshi olvidaría las lecciones de Kahn ni Kahn dejaría pasar las de Doshi. De su “gurú”, así lo llama, Le Corbusier, había aprendido el uso del hormigón y el lenguaje moderno. De Kahn, que lo arcaico depurado mantiene su vigencia.

El arquitecto indio Balkrishna Doshi gana el premio Pritzker | Cultura | EL PAÍS

Aunque la historia azteca está ya muy estudiada, los purépechas fueron la civilización mayoritaria en el centro de México a principios del siglo XVI. Tenían una capital del imperio llamada Tzintzuntzan al borde del lago Pátzcuaro, área en la que los supervivientes de esta comunidad aún viven. De hecho, las repúblicas purépechas sobrevivieron durante la Colonia y después de la Independencia de México, a principios del siglo XIX, en el Estado de Michoacán hasta que se estableció la división por municipios. Los purépechas adoptaron el cristianismo y combinaron sistemas modernos y tradicionales de organización social, económica y política. “La lejanía entre las zonas purépechas y la Ciudad de México dificultó por años su estudio, sabíamos poco de ellos más por una cuestión geográfica que por otra cosa”, comenta Fisher.

Angamuco, la ciudad milenaria en México con tantos edificios como Manhattan | Cultura | EL PAÍS

Delincuencia y marginación eran dos términos que hace una década estaban asociados al barrio de Norrebro (1). Nada que ver con la actualidad del distrito más multiétnico de Copenhague, donde conviven más de 50 nacionalidades diferentes. Ahora es una de las zonas más modernas y tranquilas de la ciudad. Tiendas de ropa de segunda mano, bares y tabernas, panaderías artesanales y cafeterías salpican la zona. La avenida Jaegersborggade es el epítome de ese nuevo Norrebro, una calle perfecta para comenzar la mañana con un buen porridge (gachas), plato de origen británico pero muy famoso en Dinamarca elaborado a base de cereales hervidos mezclados con leche, crema o yogur y al que se le pueden añadir todo tipo de frutas. El café Grod (2)(Jaegersborggade, 50) es un buen lugar para probar este sabroso desayuno. Dejando atrás el paraíso multicultural, y tras cruzar el puente de la Reina Luisa (3), de finales del siglo XIX, se llega al mercado de Torvehallerne (4) (Frederiksborggade, 21). Conocido como la despensa de Copenhague, por sus 60 puestos pasan cada día miles de personas en busca de productos frescos o ya ­cocinados.

Viajar a Europa: 24 horas en Copenhague, en busca de la felicidad | El Viajero | EL PAÍS

Simon estudió pintura y Nikolai música (tocó el bajo en la banda de su hermano Lukas, junto a Sean Lennon y Vicent Gallo), y desde el principio recibieron elogios por su artesanía con la madera, la piedra, el latón, el bronce, la porcelana, la piel, las resinas o el poliuretano. Hoy abarcan el diseño, el arte, la moda, el cine o la música. Sus creaciones beben de la ciencia ficción y de la psicodelia, crean mobiliario con aspecto animalesco, floral y monstruoso, del que son fans Lady Gaga, Peter Marino oDonatella Versace, que les encargó una colección cápsula en 2014.

Los gemelos que han cautivado a Lady Gaga y Donatella Versace con sus diseños | Tentaciones | EL PAÍS

Rado celebra ediciones del Star Prize, entre otros lugares, en Suiza, Austria, Reino Unido, Francia, Estados Unidos, Italia y Taiwan, siempre con la vista puesta en reforzar aquellos proyectos que están en sintonía con el espíritu curioso e inconformista de la marca. La relojera suiza es pionera desde hace tres décadas en el empleo de materiales que han supuesto una gran innovación para la industria: metales duros como el titanio, cerámicas y el cristal de zafiro.

Llega a Madrid el Rado Star Prize, un premio para impulsar la carrera de los jóvenes diseñadores | ICON | EL PAÍS