Bilbao .Francia

Con 17 años redacta un primer ensayo de gramática catalana –que guarda en un cajón– y al año siguiente se incorpora a la redacción de la revista L’, que justamente al cabo de unos meses cambia la cabecera a partir de sus tesis ortográficas: L’Avenç. En una serie de escritos, comienza a definir lo que será su obra codificadora de la lengua catalana y, en este sentido, en 1892 publica un sustan­cioso ar­tículo en La Vanguardia: “Sobre la reforma lingüística y ortográfica”.

Pompeu Fabra, el químico que halló la fórmula de la lengua