Centenarios Madrid

La escultura forma parte de la serie Earth Time Series, que la artista comenzó en 2010 para reflexionar sobre el tiempo a gran escala. De hecho, el título de la escultura, 1.78, hace referencia a los microsegundos de menos que tuvo el día que ocurrió el terremoto y tsunami de Japón, en 2011. Las vibraciones alteraron la masa de la Tierra y aceleraron su rotación, reduciendo la duración de ese 11 de marzo. La forma está inspirada en los cambios que se produjeron en la superficie del océano, unos datos que Echelman y su equipo —remarca que no podría hacerlo sola— han decidido transformar en arte.

La Plaza Mayor se cubre con una escultura flotante | Madrid | EL PAÍS