Charles Manson

En unas declaraciones al citado rotativo, Finkelstein aseguró que en sus 40 años de ejercicio público nunca había visto tal cantidad de cartas dirigidas a un reo. El abogado señaló que solo le han leído al joven algunas cartas de contenido religioso en las que los remitentes le desean el bien a su alma y el encuentro con Dios, pero no los mensajes de seguidores o las fotos provocativas de chicas adolescentes. Expresó su alarma por este tipo de reacciones que traslucen admiración por Cruz, algo que Finkelstein calificó de “pervertido”.

El autor de la matanza de Parkland recibe cientos de cartas y fotos de fans

Leslie van Houten ha visto negada su petición de libertad condicional 22 veces con la de este viernes. Las dos últimas, sin embargo, con la recomendación favorable de la junta de evaluación del Departamento de Prisiones. El pasado 6 de septiembre, los miembros de este tribunal recomendaron su puesta en libertad condicional. La autorización del gobernador del Estado es imprescindible, sin embargo, para que sea efectiva.

Leslie van Houten: El gobernador de California niega la libertad condicional a Leslie van Houten, de la Familia Manson | Internacional | EL PAÍS

Donde sí se habla de la psicología de estos practicantes de la maldad es en la hipnótica serie Mindhunter, que cuenta en su primera temporada cómo en los años 70 dos agentes de la Unidad de Análisis de Conducta del FBI, Ford y Tench, imaginaron que entrevistando a este tipo de criminales, que se iban a pudrir entre rejas o pasaban sus últimos días en el corredor de la muerte, podrían establecer esquemas de conducta que sirvieran para prevenir asesinatos. Resultaba chocante e innecesariamente generoso que alguien pensara en conceder un minuto de atención a esos monstruos que hasta los demás presos rechazaban, pero los detectives, interpretados por Jonathan Groff y Holt McCallany, no se desalentaron y a fuerza de jugar a la complicidad con estos reclusos lograron que confesaran cuáles fueron los pasos desde el simple deseo de matar a la acción criminal.

En la mente del asesino | Cultura | EL PAÍS