Club

El informe, de 90 páginas, analiza tres vías por las que el Gobierno de Xi Jinping ha conseguido un control casi absoluto de las redes sociales: la vía tecnológica, la vía legal y la vía ideológica. Por la primera, accede y censura a la información que manejan y distribuyen los ciudadanos en sus medios sociales. Por el camino legal, ha puesto en marcha una serie de nuevas normas para el control del ciberespacio y “centraliza el poder sobre los medios sociales en las manos de los altos cargos”.

Cuando una imagen en el internet chino vale más que mil palabras en una rueda de prensa | Blog Mundo Global | EL PAÍS