Dylan, un valor eterno

Es posible que a esa altura del concierto hiciera falta un clásico correoso para sacudir el patio de butacas, función que Dylan adjudicó con todo acierto a ‘Desolation row’, el apocalíptico retrato de una civilización jalonado por fogonazos de guerra, racismo, holocausto, prostitución… Lírica hiperrealista recitada al galope, con el ritmo entrecortado y notas de mandolina, conduciendo a un ‘Thunder on the mountain’ saboteado por cortes de sonido que por unos instantes propagaron el desconcierto.

Continuar leyendo …