consumo

Donna Gunner, de Somerset (Reino Unido), de 51 años, ha reconocido haber consumido 30 latas de Coca-Cola a lo largo de 20 años: un hábito en el que ha gastado 69.000 dólares desde que se enganchó, según detalla el medio británico Mirror.

Una lata de la bebida era lo primero en lo que pensaba al despertarse. Con esa adicción, la mujer ingería 1 kg de azúcar, equivalente a 4.170 calorías al día, lo que le hizo engordar varios kilos, generar diabetes tipo II y serios problemas con la presión. Además, le costó muchísimo abandonar la costumbre. Según admitió al diario, “era totalmente adicta” y debió soportar un “síndrome de abstinencia” cuando trató de dejar el consumo de la gaseosa.

Encuentran un animal muerto dentro de una botella de Coca-Cola

El conductor de refuerzo no es una garantía absoluta, como es lógico. En los otros dos accidentes que los vehículos de Uber han tenido hasta la fecha (uno en San Francisco, en agosto de 2017, y el segundo en Tempe en marzo del año pasado) había conductores en los coches. Pero es difícil demostrar quién estaba al volante en el momento del choque, si el humano o el ordenador. Mientras Uber aseguró que fue el conductor humano el que había desconectado el sistema autónomo en el accidente de San Francisco, antiguos empleados y filtraciones al diario The New York Times apuntaban a que no había sido así. Tras el accidente del año pasado en Tempe, en el que las autoridades concluyeron que el otro vehículo había sido responsable por saltarse un ceda el paso, Uber tardó tres días en volver a poner sus coches en las carreteras.

Expertos en coche autónomo: no habrá avances tecnológicos sin accidentes | Tendencias | EL PAÍS Retina

La decisión ha contrariado al gobierno local, que asegura que el movimiento fue ejecutado sin el beneplácito municipal. El alcalde Joan Callau considera que es un problema que hay que abordar conjuntamente, pero no eliminando las zonas de recreo de los más pequeños. Algo que, de hecho, también han reprobado algunas entidades socioeducativas de la Mina, que reivindican la falta de espacios públicos seguros para los niños y niñas.

Retiran un parque infantil por la presencia creciente de jeringuillas