Corrupción policial

Francisco Ll. M., de 55 años, jubilado anticipadamente del CNP por un “trastorno adaptativo” y dueño de diversas empresas, se dejaba caer aún más a menudo por el todoterreno. Si Cale era el jefe y estratega, Paco estaba a pie de calle; “se ensuciaba las manos”, ilustran fuentes de la investigación. El policía maneja precios —“acuérdate que nos sale a nosotros a 25,8 euros”— y tipos de cocaína, como la King Coca. “Es buenísimo porque vale para fumar y para la nariz, escama muy buena”. Paco se presta a viajar él mismo a los países de origen de la droga cuando Cale esté en el puerto. “Si hace falta me voy a buscar [la droga] a Cádiz y vamos a buscar otra vuelta también con marineros de Santo Domingo y vamos a triunfar sí o sí. Cantidades grandes, somos los reyes del mambo. Y todo para fuera, y aquí con nuestras empresas a funcionar”.

‘Cale’ y ‘Paco’: confesiones de dos policías corruptos en un todoterreno | Cataluña | EL PAÍS

La pareja finalmente continuó su viaje sin pagar nada, a pesar de que les amenazaron con retenerles el vehículo. La mujer llegó a ofrecer una cadena de oro para alcanzar la suma reclamada por los agentes. Una puesta en escena hecha por Rómulo los salvó del inconveniente. El hombre simuló hablar por teléfono con un cargo del ministerio de Turismo argentino para contarle el asunto. “Ahí parece que el policía tuvo miedo y nos dejó seguir el viaje”, relata Mirella.

Dos youtubers brasileños viralizan un chantaje policial sufrido en Argentina | Blog Sólo en Argentina | EL PAÍS

Cuatro policías, entre ellos una mujer, fueron detenidos en México acusados de la desaparición en el Estado de Jalisco de los tres italianos, a quienes detuvieron y entregaron a criminales, según anunció este fin de semana la fiscalía mexicana. Los policías confesaron que los “vendieron” a la delincuencia organizada de Tecalitlán, y se desconoce a qué grupo criminal. En Jalisco actúa el cartel Nueva Generación, que ha cobrado gran fuerza en años recientes, hasta convertirse en uno de los más poderosos y al que se le han atribuido distintos hechos violentos.

“Vendidos por 43 euros” los tres italianos desaparecidos en México | Internacional | EL PAÍS