Dependencia

Según datos de la Encuesta Continua de Hogares (2016) del Instituto Nacional de Estadística, el 41,7% de las personas que viven solas en España son mayores de 65 años. De estas, el 70% son mujeres. Pilar Sotos Valero, de 70 años, vive cerca del parque de la Guineueta, en el distrito de Nou Barris, donde baja casi todas las mañanas para tomar algo de sol. Originaria de un pueblo de Cuenca, a los 12 años su padre falleció y su madre decidió instalarse en Barcelona. A esa edad comenzó a trabajar. Ha limpiado domicilios, cuidado a abuelos y niños. “Siempre he llevado mi casa encima. Me ha faltado afectividad, no tengo una buena relación con mi familia. Vale más que tengas un vecino cerca con el que te lleves bien que un familiar que nunca va a venir a socorrerte”.

La soledad que no siempre es una mala compañía

Así que un bebé nacido en una familia que lleva una vida no saludable corre el riesgo de estar ‘preprogramado’ para tener problemas de salud. Lo cual nos podría llevar a concluir que, en su relación con vicios y malos hábitos, las personas solo son responsables de la parte que no esté vinculada a las condiciones de su niñez o a las decisiones de sus padres e incluso abuelos.

Los malos hábitos de los padres se heredan