El peculiar ritual de una editorial islandesa: quemar libros en las noches de luna llena

Lo que en un inicio muchos tacharon de absurdo, ha acabado teniendo un notable tirón y creando una destacada comunidad en el país, pues los lectores esperan pacientes ver anunciados los títulos que se imprimirán el siguiente mes. Aunque insisten en dejar claro que la editorial “no es un negocio, con lo cual no hay un modelo de negocio”. De hecho, cuando los creadores llevaron a cabo esta iniciativa, pensaron más en llevar a cabo una “actividad poética” que una empresa propiamente dicha.

Continuar leyendo …