Océanos y mares

Los cazadores, liderados por la universidad sienesa, el instituto ambiental italiano y otras organizaciones de la cuenca, no estudiarán la realidad de las aguas, sino que también pescarán bolsas, latas e incluso redes abandonadas por los pescadores. Se centrarán en las áreas protegidas de Cabrera (Baleares), el archipiélago toscano (Italia), un triángulo de zona de pélagos entre la costa francesa, la italiana y la isla de Córcega y otra entre Albania y las islas griegas.

Mediterráneo: Cazadores de plásticos en el ‘Mare Nostrum’ | Planeta Futuro | EL PAÍS

“Este estudio es demoledor. Vamos a perder los arrecifes a menos que hagamos un cambio drástico en las emisiones de dióxido de carbono”, señala el ecólogo marino Enric Sala, director ejecutivo de Mares Prístinos, un proyecto de National Geographicpara proteger los lugares todavía inmaculados de los océanos. La muerte de estos animales supondría una pérdida importante de biodiversidad. El investigador de la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por su sigla en inglés) y coautor del estudio, Mark Eakin, subraya que más del 25% de las especies marinas dependen de los arrecifes de coral durante al menos una parte de su vida.

Coral: El paisaje marino de tus sueños, amenazado por el cambio climático | Ciencia | EL PAÍS

“Nuestro estudio ofrece el primer análisis exhaustivo del registro de sedimentos oceánicos, demostrando que este debilitamiento de la AMOC se inició poco después del fin de la Pequeña Edad de Hielo”, dice en una nota la investigadora de la Institución Oceanográfica Woods Hole (EE UU) y coautora del trabajo, Delia Oppo. Esta mini glaciación se inició en el siglo XV y se mantuvo hasta el XIX. Lo que los investigadores creen que pasó entonces es que el calentamiento provocó el deshielo de grandes capas de la región ártica. Tanta agua dulce alteró el mecanismo de la AMOC haciendo de tapón: al diluir el agua del mar redujo su densidad, frenando su hundimiento, lo que debió de ralentizar la llegada de las aguas cálidas del sur.

El sistema circulatorio del planeta se debilita | Ciencia | EL PAÍS

Para poder fijar con su cámara “el misterio de lo que hay bajo las aguas”, Muñoz aprendió a bucear como una experta. “Al fin y al cabo, los humanos somos agua”, apunta. A una profundidad de entre 3 a 5 metros y en mares cristalinos, Muñoz pasó en remojo jornadas de hasta 12 horas, en las que se comunicaba mediante signos con sus retratados, para indicarles cómo quería que se movieran. “A veces, teníamos que subir a la superficie porque era imposible entendernos”, recuerda. Así logró congelar saltos y piruetas de bailarina, un hombre con los brazos abiertos como un crucificado o desnudos envueltos en la sensualidad del plástico. Muñoz se ayudó de dos flases para potenciar la débil luz solar que deja pasar el agua y para contrarrestar la lente de la carcasa que protegía a la cámara.

Isabel Muñoz, como plástico en el agua | Cultura | EL PAÍS

Está claro que la única solución efectiva a estos problemas pasa por la intervención y la prohibición de estas prácticas nocivas. En el caso de los envases, fomentando la reutilización de los envases de vidrio en lugar de los desechables de plástico o aluminio. Desgraciadamente, los intereses comerciales y la voluntad política no parece que vayan hoy por la senda de dar una solución a algo que debería ser una urgencia.— Tomàs Navarro. Barcelona.

Contaminación: Un mar de plástico | Opinión | EL PAÍS

4Javier Bardem navegó, junto a su hermano Carlos y el resto de la expedición, en el histórico rompehielos Arctic Sunrise de Greenpeace. “En cuanto alcanzamos el fondo marino, me sentí abrumado por la increíble variedad de colores y de vida que nos rodeaba. No soy biólogo, pero encontrar un mundo rosado, amarillo y verde de corales y esponjas en el fondo del océano Antártico ha sido una absoluta sorpresa para mí”, ha afirmado. En la imagen, el actor Javier Bardem recibe instrucciones del técnico de submarinos en la cubierta del barco Arctic Sunrise de Greenpeace frente al estrecho de Gerlache, el 26 de enero.CHRISTIAN ASLUND AFP

Fotos: Javier Bardem desciende al fondo del océano Antártico para pedir su protección | Planeta Futuro | EL PAÍS