Problemas sociales .Medio ambiente .Sociedad

Conseguir esto no ha sido sencillo. Las promesas electorales de agua gratis provocan que muchos ciudadanos consideren que no deben pagar por ella una vez que llega a sus casas. Aunque cuando se empezaron a instalar contadores hubo algunos actos de sabotaje, el trabajo comunitario de la agencia del agua ha conseguido que eso pase a la historia. “El proyecto que ha logrado cambiar el comportamiento del jacmeliano con respecto al agua, saben que no deben malgastarla, que quien lo haga tiene que pagar. El reto ahora es cobrar cada mes para asegurar la sostenibilidad del sistema”, explica Pierre-Louis, que asegura orgulloso que el departamento Sureste, donde se asienta Jacmel es el que tiene una tasa de cólera más baja de todo Haití.

Lo que hay que hacer para beber agua en Haití | Planeta Futuro | EL PAÍS