Terrassa y Bilbao

Actualmente, los técnicos de los tres ayuntamientos elaboran los correspondientes protocolos en coordinación con las compañías de autobús para superar algunas reticencias. Aunque han apoyado la medida, los conductores de Bilbao temen que, si no se regula bien, el nuevo sistema pueda causar problemas de incumplimiento de horarios y descontrol. Una opción bien valorada es instalar postes a modo de paradas intermedias que solo se activarían de noche.

Las paradas antiacoso machista se abren paso en los buses nocturnos