Theresa May

El Gobierno ha pedido disculpas y ha prometido compensaciones a los afectados. Pero el escándalo ha cuestionado la gestión de la inmigración de los últimos Gobiernos conservadores, que prometieron reiteradamente rebajar la inmigración neta por debajo de los 100.000 personas, un objetivo que no se ha llegado a alcanzar ni de lejos y que colocaba una enorme presión a la cartera ministerial que portaron primero Theresa May y después, tras llegar esta a Downing Street tras el referéndum del Brexit, Amber Rudd. Rudd fue objeto de duras críticas por parte de la oposición por sus contradicciones al responder a las revelaciones sobre el escándalo. Informaciones publicadas por The Guardian la vinculaban con el establecimiento de unos objetivos cuantitativos de deportaciones de inmigrantes. La ministra había negado en el Parlamento la existencia de esos objetivos. “Amber Rudd conocía los objetivos que dijo que no existían. Es el momento de que Rudd se vaya”, denunció la portavoz laborista de Interior, Diane Abbott.

Dimite la ministra del Interior británica por su gestión de un escándalo migratorio | Internacional | EL PAÍS

Cada volumen consta de las biografías de 100 mujeres, acompañadas por retratos dibujados por sesenta ilustradoras. Las vidas están explicadas como un cuento (empezando por el clásico “Érase una vez”), pero las heroínas son reales. Así, conocemos las historias de abogadas como Michelle Obama, artistas como Frida Kahlo, cantantes como Nina Simone o científicas como Margaret Hamilton.

Diez libros feministas para regalar en Sant Jordi

El origen de los clubes exclusivos para hombres se remonta al siglo XVII, y en su historia está escrita la lucha de clases que forma parte de la esencia de este país. No entre pobres y ricos, sino entre viejos ricos (aristócratas, nobles y terratenientes) y nuevos ricos (la clase mercantil que prosperó con la revolución industrial).

Así lo vivió la periodista infiltrada en el club de Londres de los abusos

Estas revelaciones salen a la luz en el marco de las recientes acusaciones de presunto acoso sexual o conducta indebida contra políticos británicos, alentadas por el caso del productor de cine estadounidense Harvey Weinstein, acusado por decenas de mujeres. Lewis explicó a la cadena que el historial de internet del ordenador del despacho de Green indicaba que la pornografía había sido observada “extensamente” durante un periodo de tres meses.

Un detective, sorprendido por la cantidad de pornografía existente en el ordenador del número 2 de May