Tráfico

Esta aplicación, que toma los datos de las estaciones de control de calidad del aire de Madrid, permite hacer una lectura más visual de la actividad de la ciudad en fun­ción de la contaminación: “Es como un espejo, en función de la cantidad de partículas en suspensión es probable que descubramos qué está pasan­do en la capital. Cuando hay rebajas, una manifestación o un partido en el Santiago Ber­nabéu, las curvas de color se alteran. Es ponerle cara a una cosa que no vemos mediante topografías que reflejan de forma independiente los ele­mentos del aire regulados por la UE, excepto el polen”.

Nerea Calvillo: la mujer que juega con el viento | Tendencias | EL PAÍS Retina