Trata de seres humanos

El juzgado de Instrucción de Sarria investiga ahora los hechos descubiertos por la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Lugo, mientras que las tres víctimas cuentan ahora con tres meses de plazo para regularizar su situación si, a pesar de la experiencia, quieren seguir viviendo en España. El subdelegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo, ha explicado esta mañana que la policía actuó “a través de terceras personas que comunicaron que podía haber explotación laboral en una granja de Sarria”. Tras la liberación, “la subdelegación autorizó a esos trabajadores” para “aclarar su situación laboral” e intentar arreglar sus papeles “dado que llegaron como turistas y no era así sino que estaban, en una situación de explotación y trata de seres humanos”, ha continuado el responsable en la provincia. No obstante, estos “trámites” para poder conseguir la “estancia” en España se pueden materializar, según Carballo, “por contrato laboral o por arraigo o agrupamiento familiar”. “Cualquiera de esas circunstancias podrían arreglar su situación”, comenta. Si no, advierte el representante del Gobierno central, la opción que les queda a estos hombres que vivían prácticamente como esclavos “es regresar a su país y volver a iniciar los trámites”.

Sarria (Lugo): Esclavos humanos en una granja de cerdos | Blog Diario de España | EL PAÍS

Este libre tránsito de personas puede parecer una gran fórmula para incentivar la integración y el intercambio entre ambos países. Y, sin duda, es la coyuntura perfecta para que los nepalíes puedan ir a trabajar a India de forma temporal cuando escasean las labores en el campo. Pero esta frontera tan porosa supone también un gran peligro para las mujeres que son víctima de la trata de personas. Y no son pocas: entre 12.000 y 16.000 cada año, según estimaciones de Unicef y de diferentes ONG.

Patrullas contra la trata de mujeres | Planeta Futuro | EL PAÍS

En una de sus charlas relata la conversación que tuvo con ella para empujarla al aborto. La muchacha le preguntó que por qué el empresario había recurrido a él, y él le responde: “Pues porque folla aquí, y tengo que preocuparme de mis clientes”. Además, aún supuestamente sabiendo que las prostitutas practican sexo sin preservativo a solicitud de los hombres, se jacta de haberla aleccionado para el futuro: “Lo más normal es que te pongas un condón para no tener problemas”.

El fiscal pide cárcel para un médico por el aborto sin anestesia de una prostituta | España | EL PAÍS