Vagina

“No hay ninguna prueba científica que haya demostrado la existencia del ‘punto G’, como estructura anatómica individualizada, ni siquiera como un área con mayor concentración de fibras sensitivas. Las relaciones sexuales son placenteras no solo por la existencia de una mayor sensibilidad del área genital, sino por otros aspectos de la esfera de la sexualidad en general”, señala el ginecólogo.

Siete absurdos mitos sobre la vagina desmentidos